viernes, 12 de septiembre de 2008

Las Tapas de Larguirucho...


3 comentarios:

Esteban Tolj dijo...

Las revistas Larguirucho e Hijitus, manejaban historias más grotescas que las que se veían en la serie animada. No deja de ser curioso!

HERMANOS FERNANDEZ TORRE dijo...

Me sumo al comentario de Esteban Tolj. Indudablemente, en las Aventuras de Hijitus escritas, las historias que se cuentan son mucho más elaboradas y "pensadas" que las que se vieron por TV. Este detalle se nota en particular en las primeras ediciones. Por otra parte, la relación Neurus y Pucho, es mucho más entretenida en las aventuras escritas. ¿Las causas? Quizás, no sería nada descabellado suponer que la "censura" de aquellos tiempos, llegó hasta los dibujos animados. Por ejemplo, en nuestra sección llamada "¡Este que... Don Neurus, usted siempre insultando!", se puede apreciar una extensa gamas de improperios propinados por el "profe" a Puchito, que no se han visto en los capítulos de TV. Nos vemos. Jorgitus.

Esteban Tolj dijo...

Amigos, me temo que la diferencia entre la revista y la serie animada, no es causa de censuras. Simplemente que el dibujito se sostenía por gags apoyados en la actuación de los personajes, su imágen en movimiento y sobre todo sus voces. Mientras que en la revista la gracia se desprendía de una elaboración más compleja de la trama y el desarrollo de los personajes más profundamente, cosa que sí permite la literatura dibujada, como le llaman a los comics. Otra diferencia entre cine y lectura, es que la película tiene un tiempo limitado de exposición mientras que la lectura permite detenerse en los detalles o releer.